Cómo hacer tu propio Ritual de Año Nuevo

Renueva los rituales de fin de año

Cuando llega la medianoche del 31 de Diciembre la vida se renueva. Comienza un nuevo año, y está completamente por delante, con la promesa de días nuevos listos para invitarnos a crear nuestras vidas a cada paso. Y semejante celebración se merece toda la pompa y el homenaje. Por ello solemos reunirnos con amigos y en familia, para cenar un delicioso festín, brindar con bebidas de todo tipo, y esperar juntos la medianoche casi mágica que nos regala esta especial fecha del calendario.

También solemos agasajar la velada y agasajarnos a nosotros mismos cumpliendo ritos, cábalas y tradiciones que auguran un buen año, de prosperidad y amor, de amistad y esperanzas, de completa renovación energética. Hay muchas tradiciones compartidas en nuestros países, algunas de las cuales podemos adaptar a nuestros gustos, preferencias y disponibilidades.

El ritual de las doce campanadas y doce uvas

Dicta la tradición que, con las últimas doce campanadas del año (o las primeras doce campanadas) debemos comer doce uvas, seis blancas y seis tintas, para augurar un año de prosperidad y buen trabajo. Lo cierto es que lo que hacemos es llevar a la boca un puñado de uvas sin pensarlo demasiado, pues comer una uva por segundo puede complicarse un poco.

Renueva la tradición a tu gusto. Reemplaza las doce campanadas por los últimos (o los primeros) doce minutos del año, o crea un ritual personal de comer una uva a cierta misma hora los últimos o los primeros doce días del año. Reemplaza las uvas por cerezas, fresas o piezas de frutas, o también por confites de los doce colores que encuentres (o dos colores, seis unidades cada uno).

De pie para recibir el año

Una tradición indica que hay que recibir al nuevo año de pie. De hecho, el ritual completo dice que hay que sentarse y levantarse una vez por cada una de las doce campanadas del año, quedando de pie a la medianoche.

La propuesta es reemplazar esta tradición dándole un aspecto más entretenido, para celebrar entre amigos. Por ejemplo, invita a que cada uno reciba al año nuevo en una pose artística, en formas graciosas, creando un gesto particular o pegando un salto y despegando los pies del piso justo a la medianoche.

Renueva el ritual de la champaña

Una buena tradición dice que justo antes de la medianoche hay que meter las manos en un balde con azúcar, y luego de la medianoche lavarlas con champaña.

Renueva esta tradición haciendo un lavado de rostros con champaña, o en una guerra de bebidas entre los invitados (salpicando algunas gotas, para no derrochar). Obviamente que el brindis de la medianoche ha de ser con cava o champaña: renueva el brindis de fin de año sirviendo un helado de champagne en lugar de la copa tradicional.

El ritual de la quema del muñeco

En algunos sitios se elige quemar un muñeco que represente al año que se va, para desligarnos de su bagaje. Puedes renovar esta tradición proponiendo la creación de un muñeco: pide a cada invitado que traiga un objeto pequeño (inflamable, de madera, tela o elementos naturales), o bien que escriba en un papel las cosas del año que quiere dejar atrás. Creen juntos el muñeco antes de la medianoche, y acomódalo dentro de un balde metálico o sobre la parrilla, para encenderlo (siempre con cerillos) todos juntos a la medianoche, entre brindis y sonrisas, en una actividad tanto entretenida como representativa.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer tu propio Ritual de Año Nuevo, te sugerimos que visites nuestra sección .

Esta nota te fue útil?

0 valoraciones. El 0% dice que es útil.