Peleas entre Niños. Cómo intervenir

Peleas entre niños

Las expresiones de violencia por parte de los niños y que podemos evidenciar en sus juegos, generalmente provienen de un comportamiento aprendido en etapas más tempranas.

Nunca hay que olvidar, que los niños aprenden a comportarse observando el mundo que lo rodea, desde sus padres, hermanos, hasta la misma televisión. Por esa razón es importante dar buenos ejemplos y controlar lo que se mira en los distintos medios.

El ambiente familiar, es nada mas ni nada menos que el molde para determinar, en gran parte, la conducta final del niño. Si en ese molde presencia violencia,  en su propio molde que esta a medio armar, también estará presente la agresividad y violencia. De la misma forma en que absorben esa violencia, pueden absorber formas mas constructivas de manejarse y resolver situaciones conflictivas, desacuerdos y de controlar sus emociones.

De esa manera, será mucho menos probable que sean niños violentos o víctimas de violencia.

Pautas a tener en cuenta para saber como actuar frente a una pelea entre niños

En primero lugar, saber que la ansiedad, el aburrimiento y el exceso de televisión (sin control de lo que se mira), propician la violencia.

Después, aceptar que las peleas existen y no desaparecerán con gritos, castigos o amenazas, esas actitudes por parte de un adulto solo agregan más tensión al momento.

Si en la pelea no hay golpes o grandes descalificaciones verbales, es mejor no involucrarse, pero si estar atento. Si la discusión se vuelve mas violenta, pedir a cada niño que se calme e invitarlos a solucionar el problema actuando de mediador.

En ocasiones, es mejor centrarse en la solución y corregir la conducta agresiva, que tratar de averiguar el porque del incidente.

Si vemos que están por llegar a los golpes, también se puede optar por separarlos y distraerlos con otra actividad hasta que olviden el incidente.

Luego de la discusión, y todo este mas tranquilo, se puede hablar con ellos y ayudar a verbalizar las emociones y no acumular rencores, sobre todo en los mas grandecitos.

No es conveniente forzar a pedir una disculpa o darse un beso, si aún tienen resentimientos.

Es importante que ellos mismos puedan vivir en el hogar el ejemplo de desahogar el enojo por medio del diálogo. Si los padres expresan sus enojos con gritos o explosiones de ira, los niños los imitarán.

Cuando la discusión se da entre hermanos, no hacer comparaciones, decirles a ambos que se los ama por igual.

Otro cosa importante entre hermanos, es ser justos, no siempre el hermano mayor, por tener ese “título” debe ceder ante el menor.

Si han logrado resolver alguna situación problemática sin llegar a la violencia, felicitarlos por tal actitud, para que se sientan seguros y orgullosos de lo que han hecho.

Tampoco ignorar si han jugado en forma armónica, este hecho también es bueno destacarlo, para que refuerce la conducta adecuada y que este se haga mas frecuente.

Si a pesar de todo el nivel de las peleas continúa y  dificulta las relaciones con el entorno, lo ideal será pedir ayuda a personas especializadas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Qué hacer cuando los Niños Pelean, te sugerimos que visites nuestra sección Familia y relaciones.

Esta nota te fue útil?

6 valoraciones. El 83% dice que es útil.