Cómo mejorar la convivencia en pareja

Problemas de convivencia

Todas las parejas pasan por períodos difíciles, en los cuales parece imposible entenderse, hay dificultades de comunicación o esta ya no existe. Parece que todo lo que decimos o hacemos molesta al otro, hasta que convivir resulta más una pesadilla que una opción válida.

El hecho es que en toda situación vital pasamos por períodos de crisis personales, los cuales se pueden ir resolviendo o no, y en los cuales arrastramos a las personas que nos acompañan y están más cerca de nosotros. Esto, sumado a que el otro también tiene sus problemas y conflictos, hacen que en ciertos momentos haya problemas de pareja que parezcan irreparables.

Ideas para mejorar la convivencia en pareja

  •  Antes que nada, para que la convivencia no se dificulte, es importante poder ubicarse en el lugar de la responsabilidad en lo que nos toca vivir, y no en el lugar de la culpa. Culparse a uno o al otro, solamente lleva a agrandar las distancias.
  • Colocarse en un lugar de responsabilidad, ayuda a acercar a l apareja. Desde el diálogo, en el que se pueda comunicar, decir desde lo más profundo y sin culpar qué es lo que se está sintiendo, qué es lo que está pasando, puede ser el primer camino hacia la mejora de la convivencia.
  • Si hay algo que me molesta profundamente, es mejor esperar al momento en que se pasó el enojo para poder decirlo. De esta forma, se estará acudiendo al recurso del diálogo y no del reproche. Si se hace desde el reproche, lo que se encontrará del otro lado, solamente será una defensa, que no contribuirá a mejorar nada.
  • Por otra parte, para mejorar la convivencia estar atento a nuestras propias actitudes y acciones, las cuales también hacen a la dinámica de pareja. Poner el acento en nuestra propia autocrítica hará que podamos revisar cosas que estén perjudicando y que se puedan modificar.
  • Una buena forma de ejercer la autocrítica, es poder ponerse "del otro lado del mostrador", es decir, poder pensar en cómo se siente o piensa el otro en determinada situación, y actuar en consecuencia.
  • Por último, preguntarnos si tal o cual cosa de nuestra pareja, es algo nuevo, o es algo que tuvo desde siempre. Si es algo nuevo, bueno, es un momento para conversarlo y ver qué pasó. Si ya lo conocimos así, tendremos que pensar que en realidad elegimos a esa persona con esa característica. Está en nosotros ver porqué ahora nos molesta, qué se modificó en nosotros, y evaluar si lo seguiremos aceptando tal cual es, o no. Pretender que cambie, es un trabajo durísimo y que no tendrá resultados inmediatos.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo mejorar la convivencia en pareja, te sugerimos que visites nuestra sección Familia y relaciones.

Esta nota te fue útil?

3 valoraciones. El 67% dice que es útil.