Cómo poner límites a los niños

Limites en los niños

Porqué poner límites a los niños

Todos los niños necesitan límites, dada su naturaleza. Aun no conocen las reglas, o si las conocen aun no entienden muy bien porqué hay que cumplirlas. Poner límites a los niños resulta no solamente necesario para su seguridad, (no toques el fuego), sino también para un sano desarrollo y un conocimiento del mundo en el que deberá vivir.

Saber que no todo se puede conseguir cuando lo quiere, aprender a tolerar la frustración, aprender los tiempos de demora y de espera, aprender las normas de convivencia social, harán que en la vida adulta estas mismas cosas, que también le van a pasar, las pueda vivir de otra manera.

De esta forma, se fomenta un mejor relacionamiento familiar, aportando la capacidad de resolver conflictos de forma saludable.

Consejos para poner límites  a los más pequeños

Por ejemplo, si el niño quiere un auto y quiere ya, y hace un berrinche si se le dice que no, es importante remarcar que el NO, no es por falta de dinero, sino porque no puede tener todo lo que quiera, que el ya tiene otros juguetes con los que también puede disfrutar, y que se dejará la compra de ese auto para otra oportunidad, por ejemplo, su cumpleaños

Este ejemplo marca un concepto importante, en el que el NO, no es porque sí o porque yo te lo digo, o porque soy tu madre. Para que un límite sea efectivo, debe tener una razón que el niño pueda entender, justificada y razonable.

El límite con un perfil educativo, más que restrictivo, es el que facilitará el entendimiento del mundo, habilitando la capacidad de preguntarse y crecer. Este perfil, hace énfasis no solamente en los errores, sino que también toma en cuenta las conductas positivas del niño, reconociéndolas y estimulándolas.

Hay que tener en cuenta, que la finalidad del límite, no es el total acatamiento solamente, sino la posibilidad de aprender, la autoconciencia sobre lo realizado, y la responsabilidad por las propias acciones.

El rasgo más significativo a la hora de elegir el perfil educativo para poner límites, lo constituye la habilidad explicativa de los padres. Si un niño le pegó a otro, "porque el me pegó primero", se debe tener en cuenta que este niño chico aun no sabe y no conoce otra forma de reaccionar, y le parece lo más natural del mundo reaccionar de esta manera frente a otro compañero.

Allí está la paciencia y habilidad de los padres en poder explicar de qué otra manera puede actuar frente a esta situación, sin culparlo por lo sucedido, pero atendiendo a que en un futuro pueda hacerlo de otra manera.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo poner límites a los niños, te sugerimos que visites nuestra sección Familia y relaciones.

Esta nota te fue útil?

14 valoraciones. El 86% dice que es útil.