Cómo Ayudar a un Niño Distraído

Cómo Mejorar la Concentración de un Niño Distraído

Algunos niños son más distraídos que otros. Están estudiando y de repente se quedan volando pensando en quien sabe qué cosa, o se le solicita algo y se olvida de hacerlo, se le habla y parece mirar hacia el infinito. Si bien son situaciones que puede preocupar a cualquier padre, existen algunas estrategias que pueden ayudar a corregir este problema.

Lo importante es no encasillarlo, no tildarlo de “distraído”. Si todo el tiempo lo estamos acusando de despistado, descuidado o que no puede concentrarse en algo, el niño terminará por aceptarlo y pensar que es algo que no puede modificar.

Por el contrario, si llevamos a cabo las siguientes estrategias, podremos ayudar al pequeño a enfrentar sus distracciones y permitir que se sienta más seguro y capaz, beneficiando su relación consigo mismo y con los demás, no solo en el ámbito de la familia sino en la escuela, club, amistades, etc.

Estrategias para ayudar a un niño distraído en el aprendizaje

No le des órdenes cuando esté haciendo alguna otra actividad, como jugar o mirar la televisión. Primero llama su atención, establece una comunicación con la mirada (míralo a los ojos y que él haga lo mismo), y luego haz el pedido que necesitas. Si tienes dudas sobre si comprendió o escucho todo el mensaje, pídele que lo repita antes de hacerlo.

Si estás tratando de modificar su conducta, lo peor que puedes hacer es darle varias órdenes a la vez para que las cumpla al mismo tiempo. Por ejemplo, ”Haz la cama, ordena tu ropa y arma la mochila para el colegio”. Lo ideal es darle primero una orden y luego que haya concluido con la misma, solicitarle otra tarea.

Lo mejor para niños distraídos es establecer rutinas. Dale la oportunidad de sentirse responsable otorgándole tareas que deba cumplir todos los días, como por ejemplo, hacer la cama, poner la mesa o levantarla, doblar su ropa, etc. Seguramente al comienzo deberás repetírselas cada día cuando el horario de hacerlas se vaya acercando, de a poco ve dejando de recordarle alguna de las órdenes, y si notas que lo ha olvidado, recuérdasela solo en el momento justo de tener que realizarla.

Si luego de un tiempo no notas ningún cambio en la conducta de tu hijo distraído, es conveniente que consultes a un profesional que pueda orientarte, e incluso darle algún tipo de medicación.

Es conveniente que informes a la maestra de esta situación para que también ayude con el problema de atención del niño.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo Ayudar a un Niño Distraído, te sugerimos que visites nuestra sección Familia y relaciones.

Esta nota te fue útil?

699 valoraciones. El 91% dice que es útil.