Cómo guardar el vestido de novia

Guardar el vestido de novia

Muchas novias desean conservar el vestido que utilizaron en la ceremonia, pero la mayoría teme que con el tiempo se arruine. Para que esto no te suceda, sigue estos sencillos trucos y tu vestido lucirá como cuando entrabas a la Iglesia  y quien no te dice, lo pueda usar tu hija o alguien muy querido para ti.

Consejos para guardar el vestido de novia

Llevar a la lavandería. Pasado el casamiento, lo primero que debes hacer es enviarlo a limpiar. Antes, controla si alguna de las aplicaciones (piedritas, perlas, etc.) no se ha aflojado un poco, si es así, vuelve a coserla antes de enviarlo a limpiar.

Elige una lavandería de calidad, que esté acostumbrada a este tipo de trabajos, no estamos hablando de cualquier prenda, sino de tu vestido de novia.

Guardarlo. Cuando lo retires, ya limpio, tienes que guardarlo dentro de una caja (mejor si es resistente), muy bien envuelto en papel de seda, manteca o en un papel que absorba la humedad.

Ventilarlo. Igual, es conveniente ventilar el vestido cada cierto tiempo, para evitar la formación de hongos o que adquiera olor a humedad.

El uso de naftalina también puede ayudar a la conservación, pero no debes olvidar renovarla cada seis meses.

Los vestidos de novia no están hecho de tela común, sino mas bien de telas delicada, especiales. Por eso, si se te mancha, no apliques agua de inmediato sobre la misma, lo mejor es esperar y aplicar algún quitamanchas especial para ese tipo de tela y ese tipo de mancha, sino, puedes correr el riesgo de fijar mas aun la mancha.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo guardar el vestido de novia, te sugerimos que visites nuestra sección Familia y relaciones.

Esta nota te fue útil?

7 valoraciones. El 71% dice que es útil.